lunes, 16 de marzo de 2009

Pas de saumon.

Nada de salmón.
Nada.

Estos días son de comida de infancia, con olor a bomba de agua y perro despeinado dando vueltas : rascándose alguna pulga.
Nada de mejillones, ni de paté.
Ni de vino, claro esta!

Me voy como atontada hacia milanesas, ravioles, canelones con gusto aproximativos a los que hacia mi tía Esther…

De las recetas de mama, me quedo solo una. Una sola.
El resto se fue con ella.

Nada de salmón.

Y me acarreo como puedo al nido natal
a sus olores.

Hacer “el pollito en la parri-gaz” como lo hace papa los domingos
Mientras mira alguna “pavada” en la tele
Y una vecina viene a robarse unos mates antes de comer.

Volver siempre es extraño.
Añorar...

(Que cosa rara el antojo dejarme en las puertas de mi infancia…)

Nada de salmón.
Nada.

13 comentarios:

alinitaxula dijo...

Andrea mi niña a ponerse moradita con sabores y recuerdos , revolver la memoria y darle mimitos al corazón y al alma... que aproveche¡¡
besitos a los 3
alinitaaaaaaaaa

La cuina vermella dijo...

Que bonitos recuerdos. Me gusta mucho tu blog, como escribes, lo que nos cuentas, tus imagenes, todo.

la sopa gansa dijo...

que lindo todo todo lo que escribis!!!
me encanta Andrea

un abrazo

Bagu dijo...

Que cosa esto de los recuerdos con sabores. e encanto lo que escribiste, y a la vez me hicise recordar a mi.
Un beso grande, espero que estes muy bie y que tengas una linda semana.

Ajonjoli dijo...

Es cierto, los recuerdos casi siempre nos terminan llevando a la infancia, quizá por ser la época en la que uno es invencible y sólo existe el presente. Y qué cosa que los sabores sean recuerdos tan indelebles.
Me encanta leerte.
Un beso.

Andrea dijo...

Hola ALI!
Gracias por el mensajin, ya te mandé lo que me pediste con fototito y todo!

Hola Cuina, tengo que dejarte un mensaje en esa cocina catalana!
besos y gracias!

Su, todavia recuerdo las fotos de paella...

Bagu gracias por el mensaje y me gusta que te guste!

Ajonjoli!
hola!
es verdad que casi siempre: esos errantes recuerdos van direccion infancia!
gracias!

dewinter dijo...

Parece que a veces el cuerpo nos tira de la memoria, y el gusto va al recuerdo, buceando entre imagenes y sabores que parecen envueltas en sueños.
El reino de la infancia, unas veces real y otras imaginado, es un refugio cálido donde volvemos cuando queremos sentirnos tibios por dentro y queridos, cuando buscamos rayitos de sol que se cuelen por las rendijas de lo cotidiano.
Te ves tierna y blandita, con esas palabras que tienen la musica de la argentina. Me gusta leerte, imaginar una vida en otro país, distinto del mio, distinto del tuyo, con el valor de alejarse de lo querido para querer algo nuevo, estrenando la vida cada dia...
Te dejo mi ramita, o mas bien mi arbusto, me alargo un poco y me enredo en mil palabras.
Un consejo. Si no quieres salmón, no mas salmón.

Soledad Urrutia dijo...

Hola negra.... podes creer que no tengo parri-gaz, pero me hace acordar al pollo de la abuela, los miercoles a la noche era noche de pollo... a la parri-gaz.. nos vemos.. besos a todos
Tu adorada amiga
Sole

Marcela dijo...

Mhhhhhh, qué rico pollo! Yo vengo a robarme unos mates también. Los mejores que recuerdo son de cuando tenía como 5 años. :O Después dejé. :D
Y al pollo con qué lo acompañamos?
Besos y que anden muy bien,

Marcela

OLGUIS dijo...

tiene una pinta deliciosa.
Besos y que sigas disfrutando de los olores y sabores de la infancia.
Besos
Olguis.

Carmen dijo...

Hola, que pinta mas buena tiene el plato.
Me encanta lo que escribes Andrea, es muy bonito recordar.

Un beso.

carito dijo...

lindo lo que escribis.. estoy leyendo tu blog.. y me gusta mucho.
soy carolina, de cordoba, argentina, viviendo en barcelona.
el pollito, me hizo acordar a mi infancia mi mama siempre nos hacia!
saludos

Andrea dijo...

Gracias Carito por tu comentario, me hubiese gustado charlar con vos, si volves decime como entrar en tu blog,
te dejo un beso desde un sol toulousano fuerte!